Milton Erickson fue un psiquiatra que en los años 50 revolucionó la ciencia de la hipnosis. Abrumado por los largos procesos de la psicología y psiquiatría clásica, que buscaban los orígenes de los problemas en el pasado, decidió enfocarse en el presente.

Observó atentamente la conducta natural de cada cliente, su propio lenguaje, su propia visión del mundo y los recursos con los que resolvían sus problemas, de esta manera obtenía información real de su psiquis de manera inmediata.

El propio Erickson define la Hipnosis Ericksoniana como un proceso comunicativo con la mente y con uno mismo, a través del cual la persona «logra concentrarse en sus propios pensamientos, recuerdos, creencias y valores que tiene sobre la vida». La Hipnosis Ericksoniana se trata de un aprendizaje activo que busca llegar a un estado de trance, que a su vez permita acceder al inconsciente y aprovechar al máximo los recursos personales de cada uno.  

Para Milton H. Erickson, el creador de estas técnicas, en nuestra mente inconsciente se encuentran todas nuestras experiencias de vida, que son recursos, aprendizajes, para resolver las dificultades que la vida nos presenta. Por eso, para él, el inconsciente era como una parte sabia a la que se puede acceder. 

En la hipnosis ericksoniana esta parte sabia se utiliza con fines terapéuticos para resolver problemas y obtener mejores resultados.

Las terapias con hipnosis son muy efectivas ya que gracias a un proceso de sugestión, el profesional que aplica la hipnosis tiene la capacidad de crear un pensamiento activo y creativo más allá de las dudas y temores que constituyen una barrera para la cura o mejora del paciente.

 

¿Qué ES la hipnosis?

¿Qué NO es la hipnosis?

La hipnosis genera un estado de focalización de la atención consciente con una disociación momentánea que permite acceder a habilidades inconscientes, aunque éstas sean consideradas habitualmente inaccesibles.

La hipnosis genera un estado agradable durante el cual quedan en suspenso las dudas y los temores, produce una gran relajación corporal y muscular favoreciendo un pensamiento activo y creativo a la vez que permite, como ha sido demostrado con estudios científicos, el acceso a funciones habitualmente relegadas al parasimpático o al inconsciente, tales como:

  • Capacidad de controlar la sensación Dolorosa
  • Capacidad de producir Distensión y Relajación controlando la Ansiedad
  • Capacidad de superar Miedos y Fobias
  • Mejoría de las funciones del Sistema Inmune
  • Gran eficacia para combatir el estado Depresivo
  • Capacidad de paliar efectos secundarios de algunas medicaciones

A pesar de los malentendidos divulgados por los magos de teatro, que hacen uso de una parte de las técnicas hipnóticas mezclándolas con trucos, la hipnosis ha estado presente desde siempre en las Universidades de Medicina y en muchos Hospitales y Clínicas de todo el Mundo.

Es un estado de focalización de la atención consciente con una disociación momentánea que permite acceder a habilidades inconscientes, aunque éstas sean consideradas habitualmente inaccesibles.

Por lo tanto, durante el estado hipnótico:

  • No se pierde la conciencia
  • No es posible “manipular”, “reprogramar”, acceder a partes inconscientes oscuras o hacer aflorar recuerdos traumáticos acontecidos, en mayor medida de lo que se lograría en cualquier conversación habitual

En suma, la persona no está a merced del profesional que trabaje con hipnosis ya que TODA HIPNOSIS ES UNA AUTO-HIPNOSIS.

Los estudios realizados demuestran que el empleo de la Hipnosis acorta las terapias y es el complemento que incrementa la eficacia de cualquier psicoterapia ya que al utilizar el estado hipnótico, el ser humano logra acceder a sus recursos más inconscientes y a la motivación necesaria para usarlos.

La hipnosis es útil para todo en lo que intervenga el cerebro, y el cerebro interviene en todo proceso humano, desde cicatrizar una herida hasta actuar sobre cualquier problema de índole psicosomático.

                                                                                      Quiero solicitar más información

¿Para qué son útiles la Psicoterapia y la Hipnosis Ericksoniana?

Realización personal y modificación de Hábitos

  • Aumentar la confianza en sí mismo y la autoestima. Se ayuda a reconocerse los éxitos y a perdonarse los fracasos.
  • Preparación de exámenes y oposiciones. Se entrena a concentrarse y a evitar los miedos anticipatorios y del momento logrando seguridad y calma durante el examen.
  • Mejorar el rendimiento deportivo y preparación para la competición y la constancia en el ejercicio diario. Se trata la constancia, la motivación y a lograr las metas.
  • Expandir la creatividad y la capacidad de concentración. Se ayuda a ser más sensible y a dar libertad al inconsciente en el proceso de crear.
  • Tratamiento del insomnio. Mejora del sueño. Se tratan los insomnios de diferentes índoles: el del principio de la noche y el que surge durante ésta.
  • Modificar sentimientos negativos. Ser más felíz. Se trata la rabia, el pronto violento, y se expande la capacidad de perdonar logrando una mejor relación consigo mismo y con el entorno.
  • Alimentación saludable, obesidad, pérdida de peso. Se trata la motivación, la ansiedad, la constancia y el mantenimiento de hábitos alimentarios. Se puede también hacer la intervención llamada “banda gástrica con hipnosis”.

 

Trastornos emocionales, terapias para:

  • Ansiedad: se trata con gran eficacia porque el estado hipnótico produce una gran satisfacción y confianza en sí mismo.
  • Estrés: se consigue una gran relajación y se enseña a poder dejar de estar tenso en momentos críticos.
  • Depresión y duelo: el despertar emociones positivas relegadas y olvidadas por el estado depresivo produce una motivación sorprendente y abrevia considerablemente el estado de tristeza y desanimo.
  • Fobias: agorafobia, claustrofobia, a hablar en público, a los insectos, a los perros, a las alturas, al avión, al ascensor, a las serpientes, a los pájaros, etc. Es una de las intervenciones en las que se logran resultados más rápidos y casi sorprendentes.
  • Sexualidad: se trata con hipnosis la impotencia, la eyaculación precoz, la falta de deseo, la anorgasmia, el vaginismo y la frigidez.
  • Trastornos alimentarios: se complementa el tratamiento médico con el psicológico en los casos de anorexia y la bulimia.
  • O.C. Trastornos obsesivos compulsivos: son tratados con estrategias originales tanto de Milton Erickson como otras de sus discípulos. El manejar los impulsos inconscientes tiene que conseguirse “hablando” al inconsciente.

Problemas de salud y facilitación de tratamientos médicos

  • Analgesia: dolores crónicos y agudos (neuropáticos, miembro fantasma, obstétricos, reumáticos, fibromiálgicos, cefaleas, de odontología, post operatorios, traumatismos)
  • Odontología: fobias y dolores (bruxismo, anestesia, inflamaciones, dolores post intervención)
  • Cirugía:
    • Preoperatorio: menor ansiedad, disminución de la tensión arterial, reducción de la pérdida sanguínea.
    • Anestesia: local, punciones lumbares, colonoscopia, endoscopia.
    • Postoperatorio: reduce la estancia hospitalaria (aumento del bienestar postoperatorio: menos fiebre, mejora la movilidad intestinal, reduce la nausea postoperatoria, los vómitos y la necesidad de analgésicos).
  • Dermatología: verrugas, cicatrización, dermatitis atópica, dolor del herpes y quemados (siempre y cuando se haga la intervención en la primera hora después de la quemadura).
  • Gastroentereorología:
    • Acidez de estómago, dolor, distensión de síntomas.
    • Colon irritable, ulceroso, espasmos, enfermedad de Crown, movilidad gastrointestinal postoperatoria.
    • Anestesia para biopsia hepática, gastroduodenoscopia y colonoscopia.
  • Hematología: hemofilia, frecuencia de transfusiones.
  • Hipertensión: reducción del estrés emocional.
  • Neurología: cefalea, Migrañas, en los casos de Esclerosis Múltiple, secuelas recientes del ictus, de las embolias o angiomas mejora la recuperación de ciertas parálisis.
  • Obstetricia: Parto natural: dilatación fácil y rápida, analgesia y anestesia.
  • Oncología: mejor calidad de vida (suprime las náuseas y vómitos de la quimioterapia y en el caso de pacientes paliativos permite no sentir dolores evitando la sedación.